RESURGIR
Project info

Sri Lanka, la isla de los mil nombres. Cuando escuchamos el nombre de este país, nuestro espíritu se ilumina con historias lejanas de una tierra exótica y fascinante.
LLegué deseosa de capturar todas las fotografías que se iban cruzando en mi camino de una forma especialmente impaciente como si el paisaje y sus gentes fueran a desaparecer de forma inesperada otra vez. Después de más de mil fotos tomadas entre mi cámara y mi retina empecé a relajarme e intentar adentrarme en el lugar y en las personas sin necesidad de una lente que congelase todo. Aquí en mis vivencias se queda grabado para siempre.
Efectivamente Sri Lanka es un país particular, de un atractivo que me enamoró con aguas transparentes, interminables playas de arena blanca a lo largo de un mar que mezclaba el verde, el turquesa y el azul intenso casi a la perfección. Mientras recorría la isla a pie me iba encontrando con plantaciones de té y con imponentes montañas que eclipsadas por la neblina te dejaban ver tímidamente pequeños templos budistas e hinduistas que parecían parte de la frondosa vegetación. Así, este maravilloso lugar iba desvelando sus 7 tesoros culturales reconocidos como Patrimonios Culturales de la Humanidad
Es un país acogedor, luchador y sonriente. Me quedo con esos tres adjetivos así por ese orden de importancia ya que al poco de llegar sus habitantes nos recibieron con eternas sonrisas muy familiares y algunas inolvidables.
Poco se habla, entre miradas temorosas, de la desgracia del terremoto y los posteriores tsunamis que barrieron el océano Índico en 2004. El mundo entero lo recuerdan como una de las peores tragedias humanas de la historia. Estas catástrofes naturales causaron más de 200 000 víctimas mortales y destruyeron los medios de subsistencia de unos 5 millones de personas en el sudeste de Asia y el este de África.. Once años después aún no son capaces de referirse a aquel fatídico día. Sus cicatrices hablan por ellos.
También el país fue azotado por una sangrienta guerra civil que duró 26 años y es a partir del 2009, finalizada la guerra, que Sri Lanka empieza a remontar. La población del país cuenta con diferentes religiones que coexisten sin problemas.