ÁNGELES CAÍDOS (SERIES PLO PLO)
Project info

PLO PLO
La podredumbre humana provocada por la droga no tiene límites. Desconoce edad, género y condición social. No se amedrenta si se atraviesa en la vida de un intelectual, un político, un obrero o una niña de escuela. La adicción a la droga, a esta droga en especial, no vacila, no premia a los cantantes con trayectoria que la consumen, no se apiada de las madres solteras. Si te atrapa, te quedas; tal como se han quedado muchos en un barrio populoso de Guayaquil en Ecuador donde el crack pulula y explota cada vez que la mecha enciende el sonido del llamado PLO PLO. Cada chispa de la roca quemada, cada piedra guarda una historia distinta, la de una persona distinta, que con gran posibilidad terminará deambulando por la misma vereda.
En busca de la necesaria dosis diaria que les obliga en sus mayores casos a ganarse la vida robando o de chamberos (recojedores de basura) para sustentar su vicio.
Algo que los delata, además de su cuerpo maltrecho, delgado, sucio y gastado, es la botella de agua que siempre llevan como valioso tesoro, y la sensación de una mirada vacía en son seres que perdieron hace mucho tiempo su espíritu, Una droga que ha entrado en el país hace muy poco y que ya se ha ganado la vida de muchos, volviéndolos invisibles, distantes. Para muchos personas, son como animales de otra especie, al punto de no ser parte de esta sociedad maquillada e insensible.