La vergüenza (35mm)
Project info

La vergüenza es un traje que se nos quedó pequeño. Nos impide movernos libremente, no nos deja abrir los brazos para abrazar ni dar grandes pasos para progresar. Es un traje demasiado estrecho y apretado para nuestro cuerpo. Nos oprime, nos reprime. Nos limita. Esa es la vergüenza. 
La vergüenza es tanta que incluso nos da vergüenza despojarnos de ese traje y quedarnos desnudos. La vergüenza es muy tramposa porque te hace creer que te limita por tu bien, “para que no hagas el ridículo”, y sin que te des cuenta se alimenta de tu poder, hasta que un día ya no te queda ni una gota de él. Entonces es imposible quitarse el traje, está pegado a la piel, tan de verdad, tan de tanto tiempo, que nos olvidamos que debajo del traje estaba nuestra verdadera piel.
 
Estas fotografías buscan captar el cuerpo despojado de ese traje invisible de la vergüenza. Situaciones, como esconder un secreto o la propia anatomía, o emociones como la arrogancia y la soledad, que nos avergüenzan. Hay un amplio rango de emociones/situaciones que la vergüenza guarda bajo cerrojo. Fácilmente nos avergonzamos de cualquier rasgo o pensamiento que no encaje con el establishment moral o social. No hay nada que atemorice más al ser humano, después de la muerte, que el rechazo de la sociedad. Y es por ello que la vergüenza es tan poderosa porque actúa como guardián de nuestro espacio en la sociedad. El problema surge cuando se pierde el sentido del equilibrio y la vergüenza se vuelve neurótica, negando y criticando demasiados aspectos de nosotras mismas en pro de encajar en la sociedad. Digamos, que de alguna forma, la vergüenza se vuelve paranoica.