Almario Silente
Project info

Almario Silente

Busco el alma individual que nos comunique con el alma colectiva.
Busco en las personas a la persona. Por eso el armario se convierte en “almario”, porque recoge esencias de individuos. En todos los retratos podemos apreciar detalles que los convierten en seres por conformar. Todos son proyectos de seres inacabados aunque esta continua provisionalidad hace que sean definitivos al ser fijados en el instante.
En esta ocasión he introducido con más intensidad el factor de la interrupción del tiempo.
En sus rostros se ve la marca del futuro inevitable, ese que no se nombra y que les hace tan persona, tan humanos, como nosotros mismos podamos serlo pese a estar plasmados como una realidad mineral.
El retrato se hace complejo al reflejar no sólo a aquel que es contemplado sino también a quien lo observa. El modelo se convierte así en parte de un paradigma que cobra su sentido pleno cuando los ojos se enfrentan como si fueran espejos.
Todo es un precario definitivo. Los hombres son proyectos, las personas están inacabadas, los niños interrumpen su camino por el tiempo.
Hasta el título de este trabajo es como es, porque está pendiente de ser definido. Pero hasta ese entonces, todo es definitivo.
Al contemplar las imágenes encontrará en las miradas silenciosas un universo de espíritus ajenos al tiempo. A la vez que observa esos rostros podrá sentirse contemplado por ellos. Entonces, desde adentro de su imagen, podrá ver cómo ven los demás.