Habitar Lugares Imaginados
Project info

Un recuerdo es un relámpago. Un destello de alta intensidad que nos paraliza un brevísimo periodo de tiempo debido a una gran fuerza de empuje: la memoria.

Al recordar, somos una presencia vicaria y nostálgica de nosotros mismos. Reconstruimos en nuestra mente, pedazo a pedazo, los lugares que solíamos habitar y como nuestra memoria es emocional, moldea a su antojo los espacios que dejamos atrás. Aquella parte nuestra que tiene la cara vuelta hacia el ayer toma poder del ahora y hace que vivamos, queriéndolo o no, en lugares imaginados. ¿Pero qué implica, como Jano, el ser mitológico griego que tiene una cabeza en la nuca, que una parte de nosotros mire decididamente hacia atrás? ¿Cómo asumimos la simultánea sensación de extrañeza y familiaridad que se experimenta cuando el relámpago de la memoria nos alcanza?

Los escenarios de estas fotografías comienzan a desdibujarse por el acto imaginativo que implica recordar, mientras que el destello de luz sobre los personajes es el repentino flashback que los lleva a lugares del pasado que imponen la angustiosa tarea de enfrentarlos o atarse indefinidamente a ellos. La luz entonces, resalta la presencia siempre nostálgica y extraña de estos personajes que así como yo, están perdidos en sus añoranzas.