Venezuela se desangra
Project info

Érase una vez un país inmensamente rico llamado Venezuela, rebosante de recursos, moderno y de tradición democrática.
Pero eso es pasado, actualmente el país se encuentra en manos de una corrupta narco dictadura, está arruinado y hay una crisis humanitaria sin precedentes.
Hoy, a 18 de mayo de 2017, han pasado 48 días desde que allí empezaron protestas pacíficas, pero masivas en todo el territorio nacional. Millones de personas están en las calles.
Manifestaciones motivadas por la ruptura del orden constitucional, después de que el Tribunal Supremo de Justicia, intentara arrebatar los poderes a la Asamblea Nacional para traspasárselos al presidente en funciones Nicolás Maduro.
En éstos 48 días, las acciones de las fuerzas de seguridad son cada día mas salvajes, ausentes de legalidad y plagadas de delitos lesa humanidad. Los uniformados roban, saquean, extorsionan, amenazan, golpean, patean, disparan a quema ropa, detienen arbitrariamente, juzgan civiles por docenas en tribunales militares, torturan…
Al día de hoy han muerto unas 46 personas en manos de la Guardia Nacional Bolivariana, por el simple motivo de ejercer el derecho a protestar o disentir, muchos de ellos adolescentes. Hay miles de heridos, cientos de detenidos que están siendo torturados y muchos civiles juzgados por tribunales militares.
En un país donde muere una persona cada veinte minutos en manos de la violencia (28.479 asesinatos en 2016), el índice de pobreza es superior al 70%, hay 15 millones de armas en manos de civiles, impunidad absoluta, falta de alimentos y medicinas en mas de un 80 %, cortes diarios de luz y agua, una precaria economía, hiperinflación superior al 1600%, un salario mínimo inferior a 20 US$ al mes, ataques a la libertad de expresión y censura, mas de un centenar de presos políticos, torturas documentadas, las instituciones secuestradas, procesos electorales cancelados y retrasados, destrucción del sistema productivo y ataque sistemático a la empresa privada, 6000 empresas expropiadas, 1200 predios incautados…
Es lo que la revolución del SXXI, el sueño de un megalómano y su populismo bolivariano, pretendía para toda América Latina. Lo único que conocen las nuevas generaciones de venezolanos, esos que están matando.
El país cuenta con las mayores reservas de petróleo del mundo, pero para el voraz y represor régimen ya no es suficiente, la bajada del precio del oro negro llevó a éstos insaciables en busca de nuevos recursos. En 2016, el 12% del territorio nacional (el tamaño de Portugal) fue declarado “zona económica especial” para la explotación minera. La amazonia y la Gran Sabana, áreas naturales únicas en el mundo (de unos 2.000.000.000 de años), uno de los pulmones del planeta, han sido gravemente comprometidas con este Ecocidio y el planeta entero se verá afectado por la creación del proyecto “Arco minero”. Lo hicieron sin informar, ni consultar a los pueblos indígenas, habitantes milenarios de la región y por supuesto, sin su consentimiento. La minería trae consigo deforestación masiva, pérdida de bosques, contaminación con cianuro, mercurio y ácido sulfúrico; la muerte y desaparición de especies animales y vegetales, enfermedades como la malaria; prostitución, drogadicción y aumento de la criminalidad. Las mafias la manejan en un régimen de terror y muerte, controlada desde las mas altas esferas militares. El impacto en tierras indígenas y el medio ambiente es incalculable, pero afectará a todo el planeta y al clima. ¡No existe minería limpia, sustentable o amigable!
¿A dónde iremos a parar? ¡Somos un país que sangra!
"Mire la calle.
¿Cómo puede usted ser
indiferente a ese gran río
de huesos, a ese gran río
de sueños, a ese gran río
de sangre, a ese gran río?" (Poema del poeta cubano Nicolás Guillén)
#SOSVENEZUELA
Proyecto inpirado en la Caracas Sangrante (1993), del fotógrafo venezolano Nelson Garrido.