"Con el horizonte al hombro"
Project info

“Con el horizonte al hombro”
Horizonte: línea donde parecen confluir la superficie terrestre y el cielo, observada desde cualquier punto
alejado.
Porteño. Viviendo de espaldas al río y también de espaldas a la pampa.
Me paso días, semanas, meses sin ver el horizonte.
Desde mis ventanas no se ve el horizonte.
Si subo a mi terraza tampoco lo veo, sólo medianeras, cielo, algún tanque de agua, una vieja antena de
TV en desuso, árboles…
Desde las calles que transito habitualmente tampoco se divisa el horizonte.
¿Quién planificó una ciudad sin horizonte? ¿Quién nos quiere hacer creer que no tenemos horizonte?
Será a partir de esta reflexión, entonces, que decido intentar con imágenes señalar que cada uno lleva
sus horizontes al hombro.
Uno de pasado, otro de futuro, y tal vez otros más.
Algunos, creo ver, lo llevan como una carga triste, dura, inevitable, impuesta.
Otros como cargándolo por el placer del proyecto compartido, por la búsqueda de un futuro.
También están los que pareciera que lo perdieron de vista y demoran el regreso sosteniendo un recorrido
que se alargará mientras sea posible, hasta que se haga inevitable volver. ¿Volver a qué, volver a dónde,
volver para qué? Sin horizontes todo da lo mismo.
Movimiento con cámara en mano, dejando que mi pulso haga su parte para meterme, de alguna manera,
dentro del cuadro, de la búsqueda. Interviniendo en el momento exacto del disparo para que el aparato no
vea automáticamente lo que tiene delante, para ser yo el que le indique qué y cómo tiene que ver y
registrar las huellas.
El horizonte como futuro en “Hacia”, como pasado en “Desde”, como un camino sin fin que en el medio
requiere, a veces, “De las imprescindibles pausas”.
En blanco y negro porque al escuchar “horizonte”, quizás lo primero que me vino a la cabeza fue el color
de un paisaje y su cielo. Entonces elijo el blanco y negro, como intentando alejarme de la representación
de ese “real” que a veces se quiere imponer a la fotografía.
De grano marcado, por la textura que brinda, por el clima que crea, porque en esta época digital sigo
extrañando el negativo y el laboratorio. Porque cuando traté la primera imagen decidí que quería intentar
que parecieran historietas, tal vez siguiendo aquellas de Alberto Breccia.
Contrastadas, con blancos quemados y negros sin detalle y entre ambos el gris que no existe, el gris
creado por puntitos negros sobre el blanco del papel, como si me animara a dibujara con un lápiz y no
sólo a intentarlo con la oscuridad, con la luz y con su inevitable resultado, las sombras.
Gabriel Cattaruzza
Noviembre 2015