"En vértigo"
Project info

“En vértigo”
“En el corazón de la fotografía está la poesía de la huella, del vestigio. Algo pasó por ahí, dejó una huella; imaginen …” Jean-Claude Lemagny, en “La sombra y el tiempo. La fotografía como arte”
El título del trabajo no sólo intenta reflejar el vértigo de la vida cotidiana, sino también mi estado de ánimo al llevarlo adelante.
Sintiendo curiosidad por los resultados imprevisibles de este tipo de fotografía y al mismo tiempo intentando crear esa misma curiosidad en el espectador mediante la falta de literalidad, mostrándole situaciones que el ojo humano no es capaz de percibir, traté de alejarme de la prosa para intentar internarme en la poética fotográfica.
Resistiéndome a la mímesis, buscaba lograr la disolución de los fondos y las figuras para reconvertirlas, usando pinceladas de luz, en una nueva cosmogonía de una espacialidad difusa, dándole corporeidad visual a lo intangible, haciendo que pierda importancia el sujeto fotografiado para que aparezca una nueva realidad, inventada, inexistente hasta entonces, fugaz, pero tangible y duradera, espero, a raíz de cada obra.
Quise hacerlo involucrándome, estando cerca de la acción, pensando en que lo mismo podría llegar a sentir el espectador si yo lograba sumergirlo en el vaivén de las escenas: el también estuvo allí. O está allí ahora, cuando observa y tiene esa sensación inquieta de estar inmerso en la acción, cuando se siente partícipe.
El lugar elegido es la calle porque creo que es el ámbito común que compartimos los que vivimos en las grandes ciudades y también porque creo que es el lugar donde pueden producirse las metamorfosis, los cambios, las revoluciones. También porque es el lugar por todos conocido, transitado, y lo borroso de muchos de los fondos no permiten la identificación concreta del lugar, por lo que puede ser todos o ninguno simultáneamente. Entonces también decide el espectador dónde, en su imaginario, sitúa ese devenir que intento presentarle.
En cuanto a las técnicas utilizadas, me valí del zooming, del barrido, del movimiento aleatorio, del deslizamiento del equipo sobre un vehículo, o varias de ellas en la misma toma, siempre con cámara en mano a velocidades lentas, sin trípode, pretendiendo que al movimiento propio del objeto fotografiado se sume el movimiento de la cámara, en definitiva, reflejo del movimiento de la mano del fotógrafo, mano que a su vez presenta distintos pulsos que, con suerte, reflejarán en parte el temperamento, el estado de ánimo, del que la empuñaba en ese instante. Todo fue válido para investigar con libertad qué formas adoptan las formas.
Son variados los momentos del día elegidos, los estados del tiempo también, las personas fotografiadas y las acciones que estos desarrollaban: de la mañana a la noche; del sol a la lluvia; de una maratón a una protesta estudiantil, pasando por una joven que cruza una avenida, o los recolectores de residuos, un cartel en un banco o un subterráneo que se aleja, repartidores en bicicleta ... Todo tan variado como lo que nos toca vivir cada día y como las personas que convivimos en este hábitat de cemento.
Quizás todo este trabajo sea sólo una metáfora del tiempo que se escurre indefectiblemente, aunque no todos podamos verlo.

"In vertigo" - Gabriel Cattaruzza
"At the heart of photography is the poetry of the trace, of the vestige. Something happened out there, it left a trace; imagine ... " Jean -Claude Lemagny in "Shadow and time. Photography as Art"
The title of this work is not only intended to reflect the tension of everyday life, but also my mood to carry it forward.
Feeling curiosity about the unpredictable results of this kind of photography I tried to create the same curiosity in the viewer, showing to him situations that the human eye is unable to perceive, I tried to move away from prose, to immerse myself in the photographic poetic.
Resisting mimesis, I sought to achieve the dissolution of backgrounds and figures to reconvert them, using light brushstrokes, into a new cosmogony of a fuzzy spatiality. Giving visual corporeity to the intangible, making the photographed subject lose importance, to let a new reality appear, invented, nonexistent until now, fleet, but tangible and lasting.
I wanted to get involved, being close to the action. Thinking that the same feeling could reach the viewer if I could immerse him into the movements of the scenes: He was there too. Or he is there now, when he watches and gets a tingling sensation to be part of it.
The chosen site is the street because I think that is the common ground for those who live in big cities. I also believe that is where the metamorphosis, changes, revolutions may occur. Streets are bustling, known by everyone, and the blur of many backgrounds do not allow specific identification of the place, so it can be all or none simultaneously. Therefor, the viewer decides where, in his imagery, places this evolution that I try to present him.
As for techniques, I used the zooming, the panning, the random motion, the equipment sliding on a vehicle in movement, or several of them together in the same shot. Always with camera in hand at slow speeds, without a tripod, pretending to add the proper motion of the photographed object to the camera movements. In short, reflecting the movement of the photographer's hand, his various pulses, hopefully, it will reflect the temperament, the mood of the photographer. Everything was valid to investigate freely what forms may adopt forms.
Are varied the times of the day, weather, the people photographed and the developed actions: from morning to night; from sun to rain; from a marathon to student protests, or a young woman crossing a street, or garbage men, an advertisement sign in a bank or a subway moving away, deliverymen riding in theirs bicycles . Everything is as diverse as what we may live every day in this cement habitat.
Maybe all this work is only a time metaphor that inevitably will run off, although not all of us can see it.