VIRGENES DEL CAMINO
Project info

"Desde niño cuando hacía viajes por carretera con mi familia, o cuando de joven recorrí muchos lugares de Colombia, viajaba y observando el paisaje, había momentos en que debía concentrar la mirada en esas imágenes de Vírgenes adornadas con cintas o farolas de autos y camiones. Eran para mi presencias inquietantes y misteriosas que no lograba comprender. Las sentía como lugares mágicos que relacionaba con esa canción infantil de: "Que llueva, que llueva, que la Virgen está en la cueva". Como mi familia y yo no éramos, y lo seguimos siendo, creyentes nunca nos detuvimos frente a estos lugares. Su magia repentina y que golpeaba mis ojos como flashes dejaba en mi mente una serie de preguntas del cómo?, quién?, para qué?, por qué en ese lugar específico nacía este rincón de devoción y magia al borde de la carretera?
Con el paso de los años entendí la razón popular y religiosa de estas Vírgenes pero no acababa de explicar la sensación que me siguen produciendo cuando las cruzo en las carreteras, no explica, y aún no lo hace, esa energía mágica que me sigue invadiendo. Creo que son una especie de "faro" para iluminar el camino de los vivos y de aquellos que fallecieron en un accidente de carretera. Son espacios donde se depositan la esperanza de poder seguir andando sin perder el rumbo, donde se pide la vigilancia y el cuidado para el viaje y el trabajo y se van llenando de millones de plegarías, requerimientos y llantos que quedan ahí, al borde de las carreteras y solo son entendidos por aquellos que se toman el trabajo de detenerse.
En Colombia la Virgen del Carmen es la "patrona" de los conductores de las rutas nacionales, a ella se encomiendan todos los que trabajan en las carreteras conduciendo buses, camiones o cualquier vehículo que sea usado par el trabajo. Para agradecer la "protección" construyen "santuarios" o "nichos" en diferentes sitios de la carretera, lugares que se convierten en lugares de oración, agradecimiento u ofrendas.
Acá se verán tres fases del proyecto: Una primera donde recojo de manera aleatoria y sorpresiva, como fueron apareciendo en la carretera, los altares tal y como son, sin ningún efecto de laboratorio (no más que lo estrictamente necesario)
Una segunda fase donde se combinan de igual forma las personas y los altares para finalmente llegar a la procesión y bendición en el día de la Virgen del Carmen"