Todo niño tiene derecho a un nombre y a una nacionalidad.